Smart City

Smart City

4 consejos para convertir una ciudad en una Smart City

Según el estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud para el año 2050 el 75% de la población mundial vivirá en ciudades. La respuesta a estos datos son las Smart Cities que acuden a la necesidad creciente de enfocar la vida de las ciudades y ciudadanos hacia la sostenibilidad, la disminución del consumo energético y de las emisiones de CO2 así como en el desarrollo de tecnologías que mejoren la vida de los ciudadanos.

Desde el uso de paneles fotovoltaicos en comunidades y semáforos, el incremento y mejora de los medios de transporte a la promoción del uso de la bicicleta son muchos los puntos a cubrir por las Smart Cities. Hay varias dimensiones diferentes para considerar a una localidad como ciudad inteligente: liderazgo, planificación urbana, tecnología, gestión pública, proyección internacional, cohesión social, movilidad… pero ¿cómo conseguir la eficiencia e implicación de todo el mundo?

-Lo primero y más esencial es analizar los problemas que tenga la ciudad en cuestión: tráfico, movilidad, contaminación, etc. reunirse con los ciudadanos y empresarios. Hay que escucharles y empezar por sus necesidades.

-Encontrar un líder fuerte y carismático capaz de desarrollar una visión Smart City a largo plazo que se pueda seguir y que cambie el futuro de los ciudadanos. Es por ello que se necesita un liderazgo dinámico y visionario por parte de los alcaldes y sus equipos de gobierno.

-Compartir datos. Es imprescindible compartir todos los datos que se van obteniendo y ser lo más transparente posible con los ciudadanos. Esto es esencial para crear un ecosistema que se representativo. Hay que conectar con los negocios y empresarios locales, los colegios e institutos, los centros de salud y compartir todos tus datos con ellos.

-Educar a los ciudadanos. Si los ciudadanos no saben cómo usar las nuevas tecnologías que se están implementando la Smart City les será completamente inútil. Hay que informales sobre sus beneficios e implicarlos en el proceso. Por ejemplo, si instalas sensores para medir la contaminación del aire habrá que explicar a los ciudadanos dónde, cuándo y cómo podrán ver y comprobar las mediciones obtenidas y cómo interpretarlas. Con este tipo de acciones no solo se consigue la implicación de todos, sino que se promueve la preocupación por el medio ambiente.

Esto son solo algunos de los pasos a tener en cuenta para conseguir una buena implementación del plan para la mejora y sostenibilidad de la vida de los ciudadanos en las ciudades. Teniendo un buen plan a largo plazo, un convencimiento absoluto en la necesidad de construir Smart Cities adaptadas a todo el mundo y con un liderazgo constante, el poder de construir una ciudad en la que todos se sientan a gusto está en nuestras manos.

Electroclub
Escrito por Electroclub

    1 comentario

Deja un comentario




19 − 13 =