El uso adecuado de la luz en museos y salas de exposiciones es algo que influye en muchos aspectos. Es por ello que Ledvance nos aporta 5 claves para iluminar este tipo de espacios. Desde que vemos la iluminación de la fachada y hasta que salimos, la luz guía la visita.

Así, encontramos espacios con iluminación general en la que todo se ilumina sin crear oscuridad y con espacios con iluminación de acento donde el museógrafo pone el foco en los detalles que quiere destacar.

Los diferentes diseños de iluminación son capaces de crear estados de ánimo y provocar sensaciones y reacciones. Es por eso que hay que tener en cuenta esta efecto a la hora de diseñar un plan de iluminación para un museo o sala de exposiciones.

Por otra parte, hay que destacar que la luz no es inocua, puede llegar a dañar la obra ya que la luz desgasta los objetos presentados y es por eso que debemos tener en cuenta estas 5 claves para iluminar como es debido y reduciendo riesgos:

  1. La luz solar es una gran enemiga de las obras de arte a causa de sus rayos UV e infrarrojos. A pesar de que debemos aprovechar al máximo esta luz para ser energéticamente eficientes y sostenibles, hay que evitar que esta incida directamente sobre las obras, especialmente en aquellas muy sensibles a las radiaciones

  2. Existen diferentes tipos de luz dentro de la luz artificial y estas afectan de un modo u otro. Por ejemplo, el uso de lámparas halógenas daña gradualmente a las pinturas debido al calor que desprenden

  3. En el polo opuesto encontramos la tecnología LED, cada vez más usada en museos y salas porque a penas emite calor en exceso

  4. En algunos casos extremos debido a las características de la obra, puede que la persona encargada de la conservación recomiende que lo mejor sea no iluminarla. Pero, cuando esto no es posible, lo mejor es reducir el tiempo que está iluminada

  5. Conocer el material con el que está echa cada obra es importante para su conservación. Las acuarelas, trabajos en papel y los ejemplares de historia natural son los más sensibles a la luz, que puede llegar a afectar la estructura del material. Después están los óleos y temples, que son un poco menos sensibles y, finalmente, piedras, metales, cerámicas y joyas sin pintar que resisten más

Finalmente, destacar que lo ideal es contar con sistemas como los proyectores de carril Tracklight Spot y los focos Spot Mini y Vario de Ledvance. Soluciones LED con ángulos de apertura determinados y que permiten crear ambientes sin necesidad de más recursos. También lo hacen con una gran eficiencia, un índice alto de reproducción cromática y pueden detectar las características de reflectancia de la obra así como emitir una luz optimizada a cada parte de color sin dañarla.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




6 + 5 =