Biomasa y geotermia, dos soluciones eficientes

Cada vez somos más conscientes del impacto y huella que dejan las decisiones que tomamos en lo que a sistemas energéticos se refiere. Con la llegada del frío son muchos los que se plantean la eficiencia energética y la sostenibilidad de los sistemas de climatización empleados, sobretodo teniendo en cuenta los precios de la electricidad o el gasoil.

Aquí es donde entran en juego los sistemas de climatización alternativos basados en energías renovables como la biomasa o la geotermia, de la que ya hablamos anteriormente en el blog.

Por una parte tenemos la geotermia, que consiste en aprovechar la energía solar contenida en las capas superiores de la corteza terrestre. Los sistemas de climatización geotérmicos recogen ese calor y lo transmiten al edificio mediante bombas de calor. Por otro lado, tenemos la biomasa, que consiste en la generación de calefacción y/o energía mediante la combustión más eficiente de cualquier tipo de residuo obtenido de materia orgánica, en especial de madera, con calderas para pellets, que son el resultado de la compactación de la biomasa a consumir.

Económicamente, nos encontramos con que el coste de 2kg de pellets (el equivalente a la energía obtenida por 1 litro de gasoil) es cerca de un 35% menor que el coste del gasoil. Por otra parte, una caldera automática de pellets es un 50% más cara que la del gasoil, pero recibe subvenciones y ofrece un rendimiento superior al del gasoil. Por su parte, la geotermia requiere de una inversión inicial mayor y un mejor planteamiento a la hora de instalarla.

Vistas las características iniciales de ambos sistemas ¿cuál es la mejor solución?, en principio la biomasa puede ser el sistema más atractivo por su menor coste y facilidad de instalación, pero este es el único punto en el que la biomasa es más económica que la geotermia, puesto que la eficiencia de esta supone un ahorro del 75% frente al gasoil y de un 40% frente al coste de la energía obtenida por biomasa. Es decir, en un hogar en el que se gasten 1000€ en climatización con gasoil, se gastarían 650€ con biomasa y unos sorprendentes 250€ con geotermia.

También hay que destacar que la caldera de biomasa, al tratarse de un quemador, requerirá un mantenimiento superior al de la bomba de de calor de la geotermia. Visto de otro modo, la inversión de una climatización geotérmica se amortiza en 6 años (4,5 si está subvencionada) y la biomasa en 8,5 años (6 si está subvencionada). La decisión dependerá del presupuesto con el que se cuente, pero ambas soluciones serán buenas tanto para el bolsillo como para el planeta.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




2 × cuatro =