Carreteras que cargan coches eléctricos

Son innegables los beneficios que aporta el uso de vehículos eléctricos al medio ambiente. Con ellos se reduce drásticamente el uso de combustibles fósiles y además, se disminuyen de una manera increíble los niveles de contaminación acústica. A pesar de estas ventajas y de lo económico que resulta la carga de su batería, la falta de una red más amplia de puntos de carga en carreteras y ciudades, hace que muchos conductores se echen para atrás a la hora de apostar por un coche eléctrico.

Para solucionar esta falta de autonomía de los coches y la escasez de los puntos de carga (sobre todo el desplazamientos largos), hay varias empresas que están desarrollando carreteras que son capaces de cargar la batería de los vehículos eléctricos mientras estos circulan por ellas de un modo inalámbrico y eficiente.

La idea de la transmisión inalámbrica de la electricidad y los primeros pasos en su desarrollo se la debemos a Nikola Tesla. Desde su idea inicial, hemos llegado a la creación de dispositivos de carga inalámbrica de baja potencia como, por ejemplo, los cepillos eléctricos o los sistemas de carga de baterías de smartphones sin cables, pero ahora ha llegado el momento de aplicar esta tecnología a gran escala.

Esto es lo que ha conseguido la empresa Qualcomm con su tecnología Halo, que permite la carga de la batería de estos vehículos eléctricos mientras circulan por la superficie de sus carreteras. Esto lo consiguen gracias a la instalación de inductores bajo el asfalto. Por lo tanto, para poder cargar los vehículos es necesario que estos estén equipados con sistemas de carga eléctrica por inducción. Esto puede resultar en un encarecimiento inicial del precio del vehículo, pero la gran eficiencia de carga demostrada en la carretera de prueba, indica que se trata de una inversión inicial muy fácil de recuperar.

Por otro lado, también nos encontramos con Wattway, una carretera construida con células fotovoltaicas capaces de cargar los coches eléctricos con energía solar. Se trata de un paso más allá en las existentes carreteras de paneles solares. Las células fotovoltaicas son mucho más resistentes por lo que soportan, sin desperfectos, la circulación de camiones pesados. Pero estas carreteras solares no solo pueden cargar las baterías de los coches eléctricos, si no que son capaces de generar en 1 km de vía, la energía necesaria ara abastecer eléctricamente las necesidades de un pueblo de 5.000 habitantes.

Estas carreteras están cada vez más cerca de ser una realidad. Una realidad a la que hay que sumar la proliferación de puntos de carga tanto por inducción como por enchufe en nuestras ciudades. El futuro será de las Smart Cities o no será.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




trece − 10 =