Cómo es vivir en una ciudad energéticamente sostenible

En Estados Unidos existe una de las ciudades más implicadas con la sostenibilidad del país, una verdadera Smart City que lleva casi 20 años trabajando para dejar un legado limpio y saludable para sus ciudadanos presentes y futuros.

Burlington, ubicada en el estado de Vermont (noreste del país), se puso las pilas a finales de los 90, cuando los dirigentes y ciudadanos decidieron poner fin a aquellos problemas que afectaban a la preservación del entorno natural y a la salud y bienestar de los ciudadanos: acceso a casas asequibles, la contaminación de aguas, las emisiones de gases de efecto invernadero y los problemas de transporte generados por el rápido crecimiento de la población.

Crearon grupos de ciudadanos en los que hablar sobre estos temas y redactar un plan para arreglarlos, entendiéndolos como un solo conflicto interconectado, es decir, para atajar uno, había que trabar en todos los demás. Así nació el Plan de Acción Proyecto Legado de Burlington, con 6 grandes metas: 1) mantener la ciudad como un referente regional, 2) Proporcionar buenos trabajos y casas asequibles, 3) mejorar la calidad de vida en todos los barrios,4) aumentar la participación ciudadana en la toma de decisiones, 5) proporcionar una educación de gran calidad y 6) conservar la salud medio ambiental.

Con esta implicación social, pusieron en marcha el Plan de Acción Climática con el que, además de soluciones para mejorar el tráfico y reducir emisiones, se consiguió crear un combo energético formado por energía proveniente de biomasa (45%), hidroeléctrica (30%), eólica (24%) y solar (1%). De este modo solo emplean energías provenientes de fuentes no renovables para suplir picos de energía extraordinarios. Además de no lanzar emisiones tóxicas a la atmósfera, han conseguido que la tarifa eléctrica sea económica y que no haya subido de precio en los últimos 8 años.

El 100% de los edificios de Burlington funcionan con energías renovables. La clave para lograr esta cifra se encuentra en la educación y concienciación de sus habitantes. Se trata de una labor costosa, pero es la única base sobre la que se puede construir un plan sostenible que funcione a largo plazo, no basta únicamente con la implicación de políticos y gobierno. Sin duda se trata de un gran ejemplo a seguir, con la implicación de todos, el camino será más verde que nunca.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




12 + 20 =