Contadores inteligentes y gasto eléctrico

Desde hace unos años, todos los consumidores tenemos que substituir los contadores de toda la vida por electrónicos, también llamados contadores inteligentes, siguiendo las nuevas normativas españolas, que obligan a que todos sean electrónicos el 31 de diciembre del 2018.

Estos contadores inteligentes, nos permiten controlar el consumo real de un modo remoto e incluso se ha dicho que pueden ayudarnos con el ahorro energético. Pero la verdad es que su llegada a supuesto algún susto más que otro en la factura de la luz. Sobre todo si lo sumamos a la entrada en vigor del nuevo mecanismo de facturación eléctrica asociado a estos aparatos, el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), con el que el precio de la luz varía a lo largo del día.

Como hemos dicho, con la llegada de los contadores inteligentes y la nueva tarifa, se suponía que se iba a ahorrar en electricidad gracias al reflejo real y al momento del consumo que se realiza; pero según estudios de la Plataforma Ciudadana para la Investigación Judicial del Sector Eléctrico, la factura se ha incrementado entre un 20% y un 35%, sin que exista un aumento del gasto eléctrico. Y esto se debe a varias combinaciones y características de los nuevos contadores inteligentes y el nuevo sistema de facturación.

Uno de estos motivos es la inconstancia de precio. A pesar de los diferentes planes de tarifas y de que la Red Eléctrica Española informa sobre su variación a lo largo del día, no se puede prever con antelación cuál será la hora más barata del día, puesto que dependen de las idas y venidas del mercado eléctrico. Además, se ha observado que los picos de coste suben cuando la gente más consume.

Por otra parte, los contadores inteligentes tiene incorporados en todos los modelos un ICP (Interruptor de Control de Potencia). Este mecanismo permite a las compañías eléctricas cortar el suministro de forma automática si supera la potencia contratada. Estos ICP tienen una mayor sensibilidad, lo que obliga a algunos consumidores a aumentar la potencia contratada. Y cada cambio supone un incremento de 4€ en recibos mensuales, 8€ en los bimensuales así como otros costes asociados.

¿Qué podemos hacer par ahorrar un poco en la factura?

-Las horas más caras de consumo en España se dan entre las 20:00 y las 23:00. si pasamos todo el día fuera y esa es la franja en la que más consumimos, conviene hacerse con una tarifa con discriminación horaria, que ofrezca un precio valle entre las 22:00 y las 12:00 en invierno y las 23:00 y las 13:00 en verano.

-Tarifa plana. Las compañías también ofrecen esta posibilidad. Consiste en el pago fijo anual según el tipo de consumo. Aunque conllevan una refacturación al final de año que puede suponer un pago extra si se excede el gasto previsto o la devolución si no se ha alcanzado el total pagado.

-Horas bajas, horas punta. Si nos quedamos con la tarifa PVPC, es conveniente saber cuáles son las horas más baratas y las más caras y ajustar nuestros hábitos a ellas. Pero te avisamos ya, esa lavadora a las tantas de la madrugada solo supone 7 céntimos de ahorro…

Electroclub
Escrito por Electroclub

    2 comentarios

  1. David 21-abril-2017 at 16:18 Responder

    Hola, se dice que el limitador de los contadores es más generoso.
    Además algunas compañías instalan el nuevo contador con el limitador desactivado, como es mi caso.
    En trifásico la ventaja del limitador es que ya no se limita por corriente en cada fase, si no por potencia total.
    Lo que si veo que puede ser bastante confuso es el precio variable.
    Saludos

Deja un comentario




cuatro × cuatro =