Contra la picaresca en el cableado estructurado

La normativa exige que todos los cables UTP estén fabricados completamente en cobre. Aun así, existen algunas empresas que, usando juegos de palabras y un poco de picaresca, nos intentan vender cables que no son 100% cobre. Para evitar caer en estas trampas, Openetics nos ofrece los puntos en los que nos tenemos que fijar para evitar caer en la trampa.

Entre esas engaños que nos intentan colar están los cables de hierro cobreado y, últimamente, también han aparecido cables UTP de alambre de aluminio cobreado, conocidos como CCA (Copper Clad Aluminium). Los CCA tienen los conductores de aluminio con un baño exterior de cobre que les da la apariencia de cobre macizo.

Como el aluminio es más económico que el cobre, al ofrecer el cable de aluminio con un baño en cobre, el coste es muy inferior. El problema está en que un instalador no especializado no notará la diferencia pero, el usuario final, pagará los problemas que surgirán de su uso en el futuro.

Entre los problemas que pueden surgir encontramos problemas en el tendido de los cables, ya que los de aluminio soportan menores esfuerzos de tracción que el cobre. Esto hace que se corra el riesgo de que se rompan y de que, como el aluminio es más quebradizo y no admite radios de curvatura reducidos también acaben fracturándose.

 

Asimismo, estos falsos cables de cobre, causan problemas de caída de tensión, lo que impide el funcionamiento en PoE (Power on Ethernet) IEEE-802.3af/at. Y, otro de los problemas, son los fallos de contacto en los conectores. Estos y los paneles están diseñados con contactos de cobre por desplazamiento de aislante, por lo que las uniones de cable y conector son siempre cobre con cobre.

Cuando se trata de cables de aluminio, obtendremos conexiones de aluminio con cobre. El cable, al ser de aluminio, originará un par galvánico que oxidará el aluminio, inutilizando el contacto. Además, todos estos problemas de instalación aparecen rápido, pero también lo hacen las consecuencias en la instalación, puesto que la oxidación del cable hace que se interrumpa la continuidad de las conexiones.

Finalmente, cabe destacar, que si surge algún problema durante la garantía, el usuario final puede requerir la responsabilidad al instalador para que cambie todos los cables de aluminio por los de cobre bajo su gasto. Además, deberá cumplir la normativa EN-50288-6-1.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




1 × dos =