Convertir un coche de combustible en eléctrico

Cada vez son más las facilidades que encontramos para poder recargar los vehículos eléctricos tanto en la ciudad como en fincas y garajes, pero esto no quita que, hoy en día, adquirir un vehículo eléctrico sigue resultando costoso para la mayoría de las casas.

Todos sabemos el coste para el medio ambiente de los gases emitidos por los vehículos de gasolina o diésel, por lo que os vamos a hablar de un modo de convertir un coche de combustible en eléctrico para aquellas personas que no se puedan o quieran costear un vehículo eléctrico nuevo.

El coste de esta transformación está entre los 2000 y los 15000€, dependiendo de si se opta por piezas nuevas o de segunda mano. Iniciativas como Elektrun ofrecen este servicio de conversión e incluso aportan videotutoriales par que los aficionados a la mecánica puedan hacer el cambio ellos mismos.

Podemos convertir todo tipo de vehículos pero es más sencillo en aquellos de tamaño reducido como Polo, Twingo o Swift, y el tiempo para su conversión puede ser desde unos días a 2 años, dependiendo de la rapidez con la que dispongamos los elementos y materiales necesarios para la transformación.

Muchas piezas originales serán aprovechables, pero vamos a necesitar otras nuevas como fusibles, cables, conectores y unos indispensables como un motor eléctrico, baterías, un controlador y una placa para la adaptación de la caja de cambios al nuevo motor.

Como hemos indicado al inicio, si buscamos estas piezas en el mercado de segunda mano, las podemos encontrar por precios que oscilan entre los 2000 y los 3000€, y si las queremos nuevas, nos pueden costar hasta 15000€, que sigue siendo un precio inferior al de la mayoría de los vehículos eléctricos que encontramos en el mercado.

Por otra parte, tenemos que tener en cuenta que el motor eléctrico es más potente, por lo que si queremos tener una mayor autonomía, hay que contar con baterías de alta capacidad. Esto encarecerá los costes, pero contar con baterías de litio en lugar de las de gel, aportará mayores beneficios finales. En cuanto al motor, se recomiendan los de corriente alterna de inducción de ente 15 y 20 KW.

Sabiendo esto, será importante acertar con el motor, las baterías y el controlador adecuados para nuestro vehículo, puesto que un exceso de potencia puede causar daños en la tracción o problemas en la frenada, y si le falta potencia, podemos tener falta de velocidad al cambiar las marchas.

Disminuir nuestra huella ecológica es el resultado de la suma de pequeños pasos. Con un poco de planificación y tiempo, lo podremos hacer de un modo más veloz.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




19 − tres =