Eficiencia Rentable, el nuevo ADN del proceso de control

Desde los inicios de la industrialización, se buscan modos efectivos para controlar la creación y los procesos de producción. Conforme las nuevas tecnologías han ido influenciando a las fábricas y plantas, han aparecido nuevas propuestas para maximizar los beneficios. Hoy hablaremos de una de ellas de la mano de Schneider Electric y un interesante informe que han desarrollado al respecto.

Una de estas nuevas propuestas es la Eficiencia Rentable, que consiste en derivar el control de beneficios a procesos de control para maximizar el aprovechamiento operativo a tiempo real. Esto tiene como objetivo principal la mejora de la eficiencia de una operación.

Las estrategias de control tradicionales se pueden categorizar en cuatro tipos básicos: estrategias de control manuales y automáticas, así como las basadas en la respuesta y las estrategias predictivas; todas pueden emplear un control automático o humano.

Antes se entendía que cualquier mejora en eficiencia se traducía directamente en mejoras en rentabilidad operacional. Pero esto ya no es así. Hoy en día, la velocidad del sector industrial se ha incrementado, impulsada por la desregulación de la energía eléctrica.

La fluctuación constante de los precios de la electricidad causó un efecto dominó sobre otras fuentes de energía y materiales primarios. Ahora, los gerentes de planta no solo deben decidir cuánto se produce, sino que también deben determinar cuál es el mejor momento para ello, con lo que, a veces, disminuye la importancia de un funcionamiento eficiente. Es decir, puede ser más provechoso dirigir la fábrica menos eficientemente.

Como consecuencia, han surgido nuevas propuestas para resolver las dinámicas, en aumento constante, de las variables del sector industrial. La primera respuesta del sector fue acudir la los departamentos de IT y planificación de recursos de empresa. Ambos tenían soluciones para problemas de gestión tradicionales, pero no para problemas de control a tiempo real, que es la perspectiva desde la que se tienen que afrontar las soluciones a este problema.

El control a tiempo real se basa en la disponibilidad de medidas a tiempo real. El primer problema a resolver era medir la rentabilidad operacional a tiempo real, y esto requiere el cálculo de los factores a tener en cuenta de las operaciones a tiempo real. Esto se puede hacer empleando una combinación de datos procedentes de sensores y datos económicos para calcular los puntos de coste y rentabilidad en todos los procesos industriales. Esto recibe el nombre de cálculo a tiempo real, RTA en inglés.

Una vez disponibles los RTA, pueden usarse para controlar dinámicamente la rentabilidad operacional. Proporcionando respuestas a tiempo real a los operados les permite determinar el impacto económico de sus acciones, empoderándolos para aprender a operar el proceso rentablemente.

El siguiente reto era determinar la relación entre el proceso tradicional de control y en control de rentabilidad a tiempo real. Implementando estrategias de control de beneficios sobre estrategias de control de procesos resultó en una nueva clase de estrategias de control a tiempo real, llamadas Eficiencia Rentable. Implementándolas en todas las operaciones de una industria tienden a conducirla a unos niveles mejorados de rentabilidad operacional que cubren el 100% del ROI en muy poco tiempo, en ocasiones menos de 6 meses, con resultados sostenibles que duran y mejoran durante años.

Conforme las nuevas estrategias de control se van aplicando a nuevos dominios, el trabajo de las operaciones industriales mejorará significativamente hasta niveles nunca esperados. La Eficiencia Rentable, cediendo el control de beneficios al proceso de control, es una solución que ha demostrado guiar hacia grandes resultados porque nos permite mantener tanto el proceso como la rentabilidad bajo control.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




18 − 11 =