Generar electricidad con tomates

Cada vez son más las universidades, institutos y laboratorios que apuestan por la investigación, prueba y desarrollo de fuentes de energía renovables y alternativas. Dentro de esta tendencia nos encontramos con estudios y pruebas sorprendentes como la generación de electricidad con tomates.

Este nuevo método de generación de energía ha sido desarrollado por un equipo de jóvenes científicos de tres universidades de Estados Unidos. Estos científicos se propusieron aprovechar las casi 400.000 toneladas de residuos de tomates que se generan en las cosechas de los campos de tomates de Florida.

Se trata de tomates que están dañados, comidos por plagas o gusanos así como los residuos de cáscara y semillas resultantes de todo tipo de preparaciones a base de tomate. Estas toneladas de residuos generan una gran cantidad de gases de efecto invernadero y contaminando aguas.

Gracias a la investigación realizada por estos científicos estadounidenses, se ha descubierto que estos restos de tomates junto a los no comercializables, pueden convertirse en una buena fuente de energía cuando se emplean en una celda electroquímica microbiana o biológica. Se emplean bacterias para descomponer la materia orgánica de los residuos de tomate y generar una carga eléctrica.

Además, durante el proceso se neutralizan los residuos de manera que no emitan gases de efecto invernadero. Así, se trata de un concepto que aúna la generación de energía renovable y el tratamiento de aguas residuales.

Los investigadores han comprobado que el licopeno (el pigmento natural de los tomates) es un buen mediador en la generación de cargas eléctricas, y afirman que el rendimiento eléctrico que se consigue usando tomates desechados es igual o mejor que usando tomates destinados a la venta. Todo el proceso de generación de energía se completa en dos semanas y la energía producida se empieza a agotar en otras dos semanas.

Por ahora se trata de una forma de procesar residuos costosa, pero con el desarrollo de nuevas tecnologías, baterías y mecanismos se puede convertir en un modo alternativo de gestión de residuos y generación de energía económicamente viable. Se trata de una opción especialmente interesante para las explotaciones agrarias y para las ciudades, que suelen ser las encargadas de procesar los residuos agrícolas generados por los ciudadanos. Además, el enfoque de la investigación es flexible, por lo que se podría aplicar con otros tipos de desperdicios alimenticios.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




quince − 13 =