Iter, la energía ilimitada

¿Sería posible crear un sol artificial que nos proporcionase energía ilimitada? Esto es lo que se han planteado los científicos que están trabajando en el Proyecto Iter, que busca una energía limpia, ilimitada, barata, segura y sostenible.

El Proyecto Iter (International Thermonuclear Experimetal Reactor), ubicado en el sur de Francia, cuenta con los mejores científicos desde el 2007 para desarrollar el reactor de fusión más importante hasta el momento. Iter, que también significa camino en latín, es un proyecto internacional de fusión nuclear que busca crear un nuevo tipo de reactor, preparado para suministrar electricidad barata de un modo ilimitado y, como hemos dicho antes, una energía limpia, libre de emisiones de carbono, segura y sostenible. Todo a través de la fusión atómica.

Iter pretende reproducir el proceso de fusión que ocurre en el núcleo del sol, donde los núcleos de hidrógeno colisionan fusionándose en átomos más pesados y liberan tremendas cantidades de energía. Para lograr esta fusión el proyecto cuenta con un dispositivo llamado Tokamak Iter. Este utiliza campos magnéticos para contener y controlar el plasma. Este será el mayor y más potente dispositivo de fusión hasta el momento.

Está diseñado para producir 500 MW de potencia de fusión, por 50MW de potencia calorífica de entrada, y será el primer dispositivo de fusión en crear energía neta. El combustible utilizado, el hidrógeno, se encuentra en grandes cantidades en la naturaleza, se trata de una fuente interminable. Por otra parte, a pesar de producirse residuos radioactivos, estos tienen una vida útil muy corta: cientos de años versus los miles de años de los de la fisión nuclear.

Como hemos dicho, los residuos nucleares del Iter son de corta vida útil. Al utilizar helio, un gas inerte, la activación producida en las superficies del material por los neutrones rápidos, produce residuos que se clasifican en media, baja y muy baja actividad. Estos materiales son tratados, empaquetados y almacenados.

La vida media de la mayoría de los radioisótopos producidos es inferior a 10 años, por lo que en 100 años la radioactividad de los materiales habrán disminuido de manera tan significativa que los materiales podrán reciclarse para su uso. Además, esos 100 años se podrán reducir su se desarrollan materiales de “baja activación”.

El proyecto Iter es, inicialmente, costoso, con una estimación de 16000 millones de euros, pero se espera que los primeros suministros de energía producida por Iter para un uso comercial, sean en 2050.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




cuatro × 1 =