PRYSMIAN Y LOS PUNTOS DE RECARGA PRIVADOS

El aumento de vehículos eléctricos ha traído nuevas necesidades para su recarga. Hay que instalar puntos de recarga en casas privadas, pero también en garajes compartidos en fincas de pisos. Prysmian nos explica cómo son estas instalaciones y los cálculos de circuito necesarios para hacerlas correctamente.

En primer lugar, tenemos que saber que no es necesario contar con el consentimiento expreso de la comunidad de vecinos para la instalación, aunque sí es obligatorio comunicar por nuestra parte nuestra intención, tal y como recoge la ley 19/2019 en el tercer párrafo de su artículo 3º, que modifica la ley de propiedad horizontal 49/1960.

Desde Grupo Prysmian recomiendan que en el mensaje en el que comuniquemos la realización de la instalación también incluyamos una invitación a la instalación de sistemas de conducción de cables comunes, en previsión de eventuales puntos de recarga que otros vecinos puedan necesitar en el futuro. De este modo, se puede evitar la acumulación de circuitos independientes con canalizaciones individuales.

Prysmian nos propone este ejemplo básico de un punto de recarga de 16A (230V x 16A= 3680W) que no requiere de la elaboración de un proyecto, con una memoria técnica será suficiente (ver RD 1053/2014 disposición final segunda que modifica la ITC_BT 04).

Para el ejemplo de cálculo, Prysmian ha elegido el esquema número 2 de la ITC-BT 52 (RD 1053/2014), que es una instalación individual con un contador principal común para la vivienda y para la estación de recarga. Se trata de un esquema práctico y sencillo, ya que el circuito de recarga empieza en los bornes de salida del contador al igual que la derivación individual que alimenta el cuadro general de mando y protección de la vivienda.

En este ejemplo concreto, el usuario no quiere ampliar la potencia contratada, tiene 4,6 kW y va a recargar el vehículo generalmente por la noche, cuando la vivienda necesita poca energía. En el caso en el que después se quiera ampliar, los contadores inteligentes incorporan ICP, que no es necesario cambiar, puesto que se regula electrónicamente. Además, tampoco hay que añadir uno independiente para el circuito de recarga.

Desde Prysmian recomiendan que, aunque no se quiera cambiar la potencia contratada, si se cambie el contrato para obtener una tarifa especial para la recarga del vehículo eléctrico que tenga varios periodos y precios muy reducidos para la recarga nocturna (tarifa 2.0 DHS con tres periodos: punta, valle y supervalle).

En el ejemplo se instalará un circuito de 3680W (16A) con cable de Afumex Class 750V (AS) bajo tubo hasta la plaza de aparcamiento, con 28m de longitud, ya que esta comunidad de vecinos no accedió a instalar una canal protectora común que permita alojar circuitos de otros vecinos en el futuro.

Si quieres ver el paso a paso del cálculo de circuito, puedes hacer clic en este enlace, donde encontrarás el criterio de la intensidad admisible, el de la caída de tensión y el del cortocircuito.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




trece − seis =