¿Qué es el certificado LEED?

Cada vez es más común que los compradores busquen hogares que además de ajustarse a sus necesidades de espacio y comodidad, sean sostenibles con el entorno y energéticamente eficientes. Esto ha hecho que contar con un certificado que refleje las características energéticas y sostenibles de un edificio o vivienda, sea un extra cada vez más solicitado tanto por compradores como por propietarios.

Uno de los certificados más destacados es el LEED (Leadership in Energy & Environmental Desing). Este sistema fue creado hace más de 20 años en Estados Unidos por el US Green Building Council y es de uso común en varios países para certificar la sostenibilidad de viviendas unifamiliares de nueva construcción, edificios rehabilitados e incluso barrios enteros.

Se trata de un certificado totalmente voluntario que premia el uso de estrategias sostenibles en todos los procesos de construcción del edificio. El sistema cuenta con una serie de niveles que otorgan puntos por cumplir los criterios establecidos: emplazamiento sostenible, eficiencia en el uso del agua, eficiencia energética, emisiones a la atmósfera, energías renovables, materiales y recursos naturales, la calidad del ambiente interior, la innovación en el diseño y la prioridad regional. Una vez evaluados, se puede aspirar a obtener la certificación en los siguientes niveles:

-Certificado.

-LEED Plata.

-LEED Oro.

-LEED Platino.

Para obtener la certificación, hay que seguir los siguientes pasos, donde se recopila toda la información necesaria sobre el proyecto, el análisis de los condicionantes del diseño y la solución implantada así como otras medidas justificativas. En total se pasa por las siguientes fases:

  1. Registro del proyecto en el USGBC.

  2. Definición del tipo de certificación a la que se opta.

  3. Pre-evaluación.

  4. Solicitud de la certificación.

  5. Revisión y certificación.

Los edificios que cuentan con la certificación LEED obtienen varios beneficios que van más allá del prestigio de contar con el título, también disfrutan de algunas como estas:

  • Menores costes de operación y un aumento del valor del inmueble.

  • Mayor conservación de la energía y del agua.

  • La reducción de los residuos que se envían a los vertederos.

  • Edificios más saludables y seguros para sus habitantes.

  • La reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

  • La posibilidad de beneficiarse de desgravaciones fiscales por contar con una edificación sostenible.

Una vez pasados todos los pasos y obtenida esta certificación, solo queda ponerse a disfrutar de un edificio económico, fácil de mantener y saludable para sus habitantes y el planeta.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




siete + Doce =