¿Qué es un pozo canadiense?

Una de las energías renovables menos conocidas es la energía geotérmica, aquella generada en el subsuelo. Y una de las mejores soluciones para poder aprovechar este tipo de energía es mediante los pozos canadienses.

El subsuelo tiene unas capacidades caloríficas altas, es decir, es un buen acumulador de calor. Además, al contar con una baja conductividad térmica, la penetración del calor y su enfriamiento es lento. Esto consigue que la temperatura del subsuelo tenga una estabilidad térmica a lo largo de todo el año, evitando picos de frío o calor, sobretodo cuanto a más profundidad nos encontremos. En la profundidad a la que se instalan estos pozos, unos 2 m, se obtienen temperaturas de entre los 18º y los 24ºC, perfectas para una casa.

Dicho esto, también es cierto que la conductividad térmica de los suelos depende de su porosidad y de su grado de saturación, por lo que antes de construir un pozo canadiense hay que encargar un estudio de suelo que permita hacer una clasificación del mismo según su conductividad térmica.

Los pozos canadienses se construyen enterrando unas tuberías a una profundidad entre 1,5 y 2 m y hacen circular el aire por ellas. Al entrar en contacto con las tuberías, el aire adquiere la temperatura del subsuelo, y este aire se hace circular por la vivienda.

Los pozos canadienses están formados por las siguientes partes:

-Chimenea. Es el punto de captación del aire exterior. Debe estar situada en alto, 1 o 1,5m, para evitar la entrada de aire contaminado, y se instala en zonas donde el aire esté en movimiento. Además, debe incluir filtros y mecanismos de estanqueidad para evitar la entrada de alimañas, agua y suciedad.

-Intercambiador de calor. Aquí se transfiere el calor del subsuelo al aire en la tubería enterrada. Esta debe ser impermeable y estanca, lisa, resistente a la presión y la deformación del terreno, resistente a la corrosión y debe tener una buena conductividad térmica para que transfiera correctamente el calor del subsuelo al aire de su interior. Esta tubería debe instalarse con una ligera inclinación para evitar depósitos de agua condensada.

-Punto de drenaje. Aquí llega el agua condensada que se desliza por la inclinación de la tubería y es aquí donde se elimina del sistema.

-Mecanismo de circulación del aire: El aire atemperado necesita un elemento que lo impulse y lo haga circular por las tuberías hacia el hogar. Se pueden instalar ventiladores o extractores que succionen el aire y lo hagan circular por la casa.

Los pozos canadienses no requieren de una gran inversión, siendo menor todavía si se instalan desde la construcción de la casa. Su funcionamiento solo requiere del gasto reducido de energía del ventilador/extractor. Además, se trata de un sistema ecológico, limpio y renovable con un mantenimiento muy reducido; solo hay que limpiar las tuberías y cambiar los filtros cada cierto tiempo.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




13 − 8 =