¿Qué necesitamos para regular los LED?

Philips nos aporta toda la información necesaria para poder disfrutar al máximo de todas las ventajas que ofrece la iluminación LED: una mayor eficiencia energética, una vida útil mucho más alta y, como olvidarnos, una gran ahorro económico en la factura de la luz.

Los LED son dispositivos de voltaje bajo. Es por esta razón que tienen que contar con un dispositivo de fuente de alimentación/driver o electrónica integrada que sea capaz de convertir el voltaje de linea con el que se cuente en el voltaje bajo que requiere el LED para funcionar.

Para generar la luz LED podemos usar drivers de corriente continua (350 mA, 700mA o 1A) que fijan la corriente del sistema y modifican el voltaje de la carga del LED, o podemos usar drivers de voltaje constante (10V, 12V o 24V) que requieren un voltaje fijo y a los que se les añaden las cargas de luz LED en paralelo en todo el flujo del driver hasta que se alcance el máximo flujo luminoso.

No todos los productos de un gama usan el mismo tipo de driver. Para saber cuál necesita el nuestro tenemos que fijarnos en cómo se cuenta su índice LED. Aquellos que lo hagan en miliamperios (mA) se pueden utilizar con un driver de corriente constante, y aquellos que se midan en voltios (V) podrán ser usados con un driver de voltaje constante.

Hoy en día existen muchos productos LED que incluyen los drivers de serie, por lo que pueden conectarse directamente a la red. Aquellos que no lo hagan, tendremos que regularlos mediante Pulse Width Modulation (PWM) o Constant Current Reduction (CCR). La regulación PWM conmuta la corriente a una frecuencia muy alta desde cero hasta la corriente nominal del flujo. Por su parte, con la regulación CCR, el nivel de iluminación requerido es proporcional al flujo de corriente que llega al LED. De esta manera, la corriente fluye por el LED de forma continua y se reduce o aumenta según el LED se atenúa más o se vuelve más brillante.

Los LED regulables ofrecen un mayor ahorro de energía, puesto que consumen menos cantidad para niveles de flujo inferior. La regulación alarga la vida útil del LED ya que los componentes electrónicos se ejecutan en frío, obteniéndose también una mayor vida útil de la capa de fósforo que se usa en la producción de la luz blanca.

Asimismo permite que los diseñadores creen preselecciones de iluminación de ambiente aumentando así la flexibilidad de uso del espacio. Además, ayuda a la productividad puesto que se puede controlar individualmente las luces para evitar la fatiga y tensión del ojo o para mejorar la concentración.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




3 × 1 =