¿Qué son las viviendas bioclimáticas?

Las viviendas bioclimáticas son la suma perfecta del diseño y arquitectura moderna y la sabiduría de las edificaciones populares. Aquella que siempre ha sabido aprovechar de un modo eficiente y natural todos los recursos naturales de la zona: sol, viento, recursos hídricos, lluvia e incluso la vegetación. Con esta suma de presente y pasado se consigue un ahorro en energía, un mejor aprovechamiento de la misma y una disminución considerable del impacto en el medio ambiente.

La construcción de viviendas bioclimáticas requiere la utilización de materiales naturales y ecológicos que estén elaborados mediante procesos de fabricación sencillos o que supongan un impacto medioambiental bajo y, además, se pueden incluir puntos como los siguientes en la planificación y construcción de estas viviendas:

Geotermia. A partir de los 3 metros de profundidad la temperatura del subsuelo se mantiene constante a lo largo de todo el año. Esto significa que si aprovechamos esta constancia térmica con sistemas de climatización geotérmicos, conseguiremos calor en invierno y refrigeración en verano con un consumo e impacto medioambiental prácticamente inexistentes. Se trata de una de las energías renovables más eficientes del mercado.

Cubiertas vegetales. Son más que un mero capricho estético de la arquitectura moderna. Las cubiertas vegetales en edificios nuevos o rehabilitados permiten un gran ahorro energético gracias al aislamiento térmico que aportan. Prolongan la impermeabilización del edificio al quedar protegido de temperaturas exteriores, protegen del viento y ofrecen transpiración al edificio. Además, funcionan como filtro ambiental reduciendo la contaminación y son capaces de retener hasta el 80% de la precipitación para ser aprovechada posteriormente en el edificio.

-Color adecuado en paredes y techos. Esto es algo que nos regala la sabiduría popular: los colores claros reflejan la luz y refrescan los espacios, mientras que los oscuros absorben la luz manteniendo el calor. Para ver esto solo hay que pensar en las casas encaladas de las islas griegas o los tejados oscuros d ellos pueblos de los países más fríos.

-Orientación de la vivienda. Se tiene que construir de modo que aproveche mejor las horas de luz, y hay que diseñar la distribución del interior pensando en si es necesaria la inclusión de patios, lucernarios o chimeneas de refrigeración que ayuden a mantener una temperatura estable. También nos permitirá ahorrar en el uso de energía, tal como se conseguía y se consigue con las casas de patio andaluz.

Estas son solo algunas de las soluciones aplicables a la construcción de viviendas bioclimáticas, pero son muchas más las que podemos incluir como muros de inercia, cubiertas captadoras, galerías acristaladas o sistemas de refrigeración evaporativa entre otras. Con estos puntos y un poco de investigación, no solo ahorraremos dinero, sino que se reducirá considerablemente nuestra huella ecológica.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




17 − quince =