Transformar ondas wifi en electricidad ya es posible

Nikola Tesla patentó hace más de un siglo la idea de transmitir electricidad a través del aire. Este visionario sembró esta semilla que ahora se hace realidad gracias al trabajo conjunto realizado por un grupo de científicos de universidades estadounidenses y españolas.

Estos investigadores han conseguido capturar la energía contenida en la señal que emiten los dispositivos wifi y transformarla en electricidad. Para ello, han usado un nanomaterial de solo tres átomos de espesor para crear una antena que transforma las ondas electromagnéticas en corriente continua. Con esto han logrado una potencia que no supera los microvatios pero, gracias a la flexibilidad mecánica del material y a la omnipresencia del wifi, hacen que el sueño de Tesla esté cada vez más cerca.

La señal wifi se propaga en todas direcciones aunque el destino de la información que transmita sea un único punto. El resto de energía se pierde. Para evitarlo, han creado esta antena que recibe la radiación emitida por los dispositivos inalámbricos que tengan wifi: routers, wifi, smartTV, etc. y la aprovecha.

Esta antena está realizada con disulfuro de molibdeno (MoS2), un material bidimensional del grosor de 1 átomo. Esto le otorga una flexibilidad que nunca tendrán materiales como el silicio o el arsenio de galio, los más usados en la tecnología y electrónica actual.

Con este modelo de antena, la energía llega como corriente alterna a uno de los electrodos (ánodo, hecho de paladio) y sale corriente continua por el otro electrodo (cátodo, en oro). El encargado de hacer la conmutación es el disulfuro de Molibdeno (MoS2), saliendo la corriente a la velocidad perfecta para las altas frecuencias usadas en las señales wifi.

Este sistema tiene una limitación, la potencia de la señal wifi es muy baja, así que no se podrán cargar portátiles con una de estas antenas, pero esta baja potencia es más que suficiente para alimentar sensores de todo tipo.

Por ahora, la electrónica se limita a objetos grandes (móviles, PCs, coches, etc.), pero en un futuro estará en todas partes: en la ropa, en los edificios e incluso dentro de nosotros. Con estas antenas se aprovechará toda la energía del ambiente para alimentar estos y otros dispositivos. Y esto ya no es ciencia ficción, es ciencia y es realidad.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




cuatro + tres =