Un hotel que devuelve energía

El estudio de arquitectura noruego Snøhetta ha diseñado el primer edificio que devuelve más energía de la que consume. Este hotel está situado a los pies del fiordo Holandsfjorden, en el círculo polar ártico de Noruega.

El hotel recibe el nombre de Svart y no solo logra reducir hasta un 85% del consumo energético anual en comparación con otros hoteles modernos, sino que produce su propia energía. Además, su diseño se inspira en la arquitectura típica de la zona con una forma circular que se apoya elevándose sobre postes de madera que reducen al mínimo el impacto sobre el entorno. A su vez, esta construcción sobre madera sirve como malecón por el que los visitantes pueden pasear en verano y dónde se pueden almacenar kayacs y material en invierno.

Para lograr generar toda la energía necesaria e incluso lograr excedente, los arquitectos del estudio han realizado un estudio exhaustivo de los niveles de radiación solar anual en esa zona. Esto ha dado como resultado este edificio circular en el que todas las habitaciones, terrazas y restaurantes han sido ubicados para aprovechar al máximo las horas de luz solar. Además, toda la cubierta del edificio está revestida por completo con paneles solares, que son los responsables de producir toda la energía limpia, de reducir la huella de carbono y, gracias al estudio de la radiación y el diseño en consecuencia, consiguen generar una elevada producción anual de energía solar gracias a las largas noches veraniegas.

Asimismo, para completar una gestión energética 100% sostenible, se han construido pozos geotérmicos conectados a bombas de calor que se encargan de transformar el calor proveniente del suelo en energía con la que climatizar las instalaciones y calentar el agua.

Se trata de un proyecto de sostenibilidad y eficiencia global, en el que no solo logran suministrar sus propia energía y vender el exceso en el mercado, si no el acceso al hotel también está estudiado para ser lo más sostenible posible. Solo se puede acceder a él mediante barco y también se está diseñando uno que emita 0 emisiones.

De este modo no solo podremos disfrutar del maravilloso entorno natural del fiordo y de las auroras boreales, sino que lo podremos hacer con la tranquilidad de que nuestra huella ecológica será prácticamente imperceptible.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




13 − 3 =