Vender energía que te sobra

El futuro del sistema energético no solo pasa por suministrarse con fuentes de energía renovables, en un futuro no muy lejano, vender la energía generada que nos sobre como usuarios será lo habitual.

Dicho así parece ciencia ficción, pero la realidad es que ya se están haciendo pruebas piloto en proyectos realizados en Australia y Holanda, en los que todo parece indicar que es una opción viable. Así, cada usuario puede producir, almacenar, consumir y vender la propia energía generada. Y, lo más importante, sin ningún intermediario. Además, este sistema no solo se limita a los hogares de los usuarios, sino que las empresas también podrían convertirse en este especia de minicompañías eléctricas.

La tecnología para hacer esto está formada por la instalación de microgrids propios en las casas de los usuarios y estos se intercambian la energía peer to peer (P2P). De este modo, se pasa de un esquema simple tradicional en el que la energía se generaba de forma centralizada, las compañías eléctricas la transmitían y distribuían a los consumidores y estos a consumían; a un cambio total en el que cualquier punto de la red eléctrica puede generar y distribuir su propia energía.

Este nuevo sistema, conocido como Meshgrid, convierte al consumidor en prosumidor, capaz de equilibrar la demanda y el suministro, creando nuevos negocios u oportunidades. Se podrá contar con nuevas formas de monetizar sus recursos. Además, convierte a los prosumidores pueden coordinarse para beneficiar a todo el sistema mediante el uso de tecnologías como los macrogrids, nanogrids, el IoT, la tecnología blockchain y los algoritmos.

Las dos primeras son las que permiten a los consumidores gestionar y almacenar su propia energía. Estos cuentan con dispositivos inteligentes que miden la energía de la red e informan sobre producción y consumo en una app, que permite al usuario ver su producción y venderla a través de una plataforma de comercio electrónico. Una venta que sería registrada y realizada automáticamente con una red basada en tecnología blockchain.

De este modo y con la asistencia de las compañías que se hayan adaptado al cambio, la red eléctrica suministrará la energía comprada al otro consumidor. Se trata de convertir el sistema eléctrico en uno que permita una gestión activa, sostenible y que optimice tanto los recursos energéticos como el coste para todos los usuarios.

Electroclub
Escrito por Electroclub

Deja un comentario




6 − dos =